Publicado el 15 abril 2019Compliance

¿Qué debe tener mi Código de Ética?

No podemos hablar de un sistema de gestión de la ética sin el documento que lo rige: el Código de Ética (o Código de Conducta). Este establece cuáles son los lineamientos de la organización en esta materia, y lo que se espera de la actuación de los colaboradores cuando de la ética se trata.

¿Hay una fórmula del Código de Ética perfecto? No, no la hay. Este documento debe ser único para cada organización: para su industria, su tamaño, sus riesgos principales, su cultura organizacional, entre otros.

Recordemos que la naturaleza del negocio tendrá un fuerte impacto en aquellos temas sobre los cuales el código debe tratar, así como los grupos de interés con los que la organización se relaciona (y si se encuentra en un sector regulado o no). A modo de ejemplo, mientras que una empresa de banca debe hacer mucho énfasis en la confidencialidad de la información, una empresa de construcción deberá enfocarse en su relación con proveedores.

En ese sentido, brindamos las siguientes recomendaciones para desarrollar este documento, que debe ser:

  • Conciso: un código muy extenso no será leído a cabalidad por los colaboradores
  • Amigable: la redacción no debe ser muy técnica, de lo contrario, desincentivará su lectura.
  • Participativo: previo a la redacción del documento, se recomienda incluir a los colaboradores de la organización en la identificación de los riesgos.
  • Alineado: debe responder y estar alineado a los valores que se promueven como organización

Es importante destacar, a la vez, que la Alta Dirección debe comprometerse con este, tanto en su proceso de creación, como difusión e implementación.

Volver al blog